Bonsái tanuki

Si eres un amante de los bonsáis, es muy probable que conozcas muchas especies, que sepas los pormenores de cómo se cuidan muchas de ellas, o que incluso hayas experimentado a hacer tú mismo uno. Pero, ¿conoces la técnica del bonsái tanuki? ¿Sabes lo que es?

Se trata de un tipo de decoración que está cada vez más de moda y que empieza a llamar la atención de los amantes de estos árboles en miniatura. Pero, ¿en qué consiste? ¿Cómo se hace? ¿Cuánto cuestan? Si te preguntas todo eso, a continuación te damos la respuesta.

Qué es un bonsái tanuki

Qué es un bonsái tanuki

Fuente: bonsai4me

Un bonsái tanuki no significa una especie de bonsái. Tampoco un tamaño (que, como sabes, hay diferentes nombres según la altura de estos). Hablamos de una técnica de formación que se utiliza para modelar un árbol en el que se mezclan al mismo tiempo un árbol vivo con la corteza de otro muerto, algo parecido al Ying y el Yang, o el Jin y el Shari.

El objetivo es conseguir que la planta se vea en sí misma una sola, haciendo que el tronco sea más grueso, que tenga partes nudosas y otras de donde sobresale el bonsái vivo. Eso sí, debes entender que no se pueden «mimetizar» porque realmente hablamos de un elemento vivo y otro muerto. Pero conforme el vivo va desarrollándose, se consigue que la fusión se llegue a hacer tan realista que sea difícil darse cuenta de si el árbol ha sido formado a través de otro o si de verdad ha sido así toda la vida.

El origen de llamarlo tanuki

Ahora que sabes qué es el bonsái tanuki, puede planteársete la duda de por qué se le llamó de esta forma y no de otra. En realidad su origen se remota a la mitología. En Japón, un tanuki es como se le dice al Nyctereutes procyonoides, o lo que es lo mismo, al perro mapache japonés. Se dice que este animal tiene la capacidad de transformarse en aquello que él quiera, siendo muy travieso y juguetón y aprovechándose de esa habilidad para confundir a los viajeros, para crear ilusiones, etc.

Por eso, relacionándolo con este animal, empezaron a llamar a este tipo de bonsái el bonsái tanuki, porque creaba la ilusión de estar viendo otro tipo de árbol y no el que en realidad era. O lo que es lo mismo, utilizan ese nombre con la idea de que una cosa se puede transformar en otra (como una madera muerta en un árbol resucitado).

Cuáles son los mejores bonsáis para hacer la técnica tanuki

Cuáles son los mejores bonsáis para hacer la técnica tanuki

Fuente: bonsaitree

Has de saber que no todas las especies de bonsái sirven para aplicarles la técnica tanuki porque no quedan suficientemente bien adheridos a la madera y no se compenetran del todo. Sin embargo, hay uno que sí se adapta muy bien: los juníperos. Dentro de ellos,el Shimpaku es uno de los mejores ejemplares a utilizar.

¿Quiere eso decir que solo encontrarás juníperos? A la venta es muy probable que sí, porque aunque hay casos de otras especies a las que se le ha aplicado la técnica del bonsái tanuki, lo cierto es que son muy escasos y solo para experimentados. El bonsái ha de ser joven, ya que si es ya «adulto» va a ser mucho más difícil de moldear o de que se fusione con la madera muerta (en en cuenta que tendrás que doblar ramas o incluso el propio tronco para mimetizarlo con la madera).

En cuanto a la madera, lo cierto es que puede ser de cualquier tipo si bien siempre se recomienda que esta sea firme y que resista la humedad.

Cómo hacer un bonsái tanuki

Cómo hacer un bonsái tanuki

Fuente: Youtube Tree Flower and Plants

Antes de nada, debes saber que llevar a cabo la técnica del bonsái tanuki no es, para nada, fácil. De hecho, solo algunos profesionales experimentados la llevan a cabo. Por eso, si aún así quieres probar, los pasos que debes dar son los siguientes:

Preparar la madera muerta

Antes de utilizarla, es necesario meterla en agua con lejía. Debe estar en ella al menos 24 horas y se hace para eliminar de ella cualquier tipo de hongo o insecto que pudiera estar presente. A continuación, hay que secarla siempre al sol por un par de días y, finalmente, aplicarle el líquido de Jin, que se encarga de blanquear la madera pero, también, de protegerla ante pudrición o el ataque de hongos y bacterias. Una vez lo apliques, tendrá que pasar otros días secándose para estar listo para utilizarlo.

Preparar el árbol vivo

El siguiente paso es seleccionar el ejemplar que se va a utilizar. Ha de ser joven, moldeable y que aún no esté desarrollado del todo. Es mejor empezar la técnica en los meses de otoño-invierno, porque es cuando la temperatura es más fresca y se genera menor estrés en los árboles, aunque va a tenerlo (prepárate por si ves que se le caen algunas ramitas).

Ten a mano herramientas tales como tornillos autoperforantes, alambres, tijeras, gubias…

Hacer la canaleta

La canaleta es un hueco que se debe hacer en la madera muerta para poder introducir en él el tronco del árbol vivo. Algo así como meter dentro de la madera muerta al vivo. Para ello, no es necesario que sea muy profunda, solo lo necesario para que el tronco del bonsái se pueda meter bien y así mimetizarse.

Para esto, se usa la gubia así como otras herramientas que te permitan trabajar la madera.

Unir ambos

El último paso es el más complicado, e implica unir el bonsái con la madera muerta. Para ello, a veces tendrás que forzar el tronco, con cuidado de que no se rompa, y fijarlo con tornillos autoperforantes, alambres, bridas, etc. para que quede bien sujeto.

Es posible que algunas ramas se pierdan en el proceso, pero intenta dejar las imprescindibles.

Finalmente, y tras esa situación de estrés, es normal que el árbol esté más sensible, por lo que requerirá que estés pendiente para ver si sobrevive o no.

Cuánto cuesta un bonsái tanuki

No vamos a mentirte. Un bonsái tanuki cuesta bastante. Dependiendo de cómo sea de grande, mayor será el precio de este. Y es que influyen en él dos factores:

Los juníperos son árboles de crecimiento lento. Por tanto, cuando se ponen a la venta y parecen uno solo con la madera muerta, es porque han pasado muchos años.

Se trata de una técnica avanzada, lo que implica que solo los expertos saben llevarla a cabo con resultados positivos. Además, requiere de tiempo, no solo para juntar la madera muerta con el árbol, sino de mantenerla, de ver cómo reacciona el árbol, de que no se muera, etc.

Estos son los motivos por los que no son precisamente baratos, y además hay que procurarle cuidados que son más específicos que otras especies de bonsái. Pero no hay duda de que, visualmente, llama mucho la atención.

¿Has visto algún bonsái tanuki? ¿Nos cuentas si lo consideras bonsái y qué te parece?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *