arlequina en estado silvestre

Hoy vamos a hablar de una planta con flores muy bellas que pertenece a la familia de las Iridaceae. Se trata de la arlequina. Dentro del género Sparaxis tenemos unas 12 especies bulbosas originarias de Sudáfrica. Entre ellas destaca la Sparaxis tricolor que se conoce con los nombres vulgares arlequina, Esparaxis y Flor de arlequín. Se utiliza para la decoración de espacios exteriores, sobre todo, puesto que tiene una floración brillante y atractiva. Puede ser fácilmente identificada por su color anaranjado.

En este artículo vamos a contarte todas las características, usos y cuidados de la arlequina.

Características principales

sparaxis tricolor

Se trata de un tipo de planta bulbosas perenne de floración muy bella. Sus hojas son de color verde intenso y forman una línea siendo planas completamente. Lo más llamativo y ornamental de esta planta son sus flores. Son flores de un color anaranjado brillante y cuenta también con manchas de color amarillo negro en el centro. De ahí procede el nombre común de tricolor. Cada flor tiene una forma de cuenco y mide alrededor de 5-8 centímetros de diámetro. Tienen 6 pétalos de varios colores formando estrías. La floración tiene lugar durante la época de primavera conforme las temperaturas comienzan a ascender y el buen tiempo. Dichas flores tienen un pequeño tuvo en forma de embudo en el centro para permitir que los polinizadores puedan coger el polen.

Al igual que otras plantas que pertenecen al género Sparaxis tiene unas brácteas florales que son un rasgo distintivo de este género. Dichas brácteas florales son secas y tienen un aspecto similar al papel. Cuentan con un color pálido y manchas marrones. Las hojas de las plantas de este género son de color verde pálido, ligeramente carnosas, estrechas y tienen una forma de lanza. También se le conocen como flor varita mágica y puede alcanzar una altura de entre 10-30 centímetros.

Si nos vamos hacia su área de distribución natural tiene su floración alrededor del mes de septiembre, mientras que en Estados Unidos la tiene durante los meses de marzo y abril. Cada flor tiene órganos reproductivos tanto masculinos como femeninos por lo que la flor de la arlequina puede ser perfectamente polinizada por escarabajos y moscas tabanid. Como en otras especies de este grupo sus frutos son cápsulas que tienen alrededor de 24-30 semillas esféricas con una textura dura y un aspecto brillante. Las semillas tienen un color generalmente marrón.

Distribución y hábitat  de la arlequina

flor de arlequin de color anaranjado

La flor de la arlequina es endémica de la provincia noroccidental de El Cabo, Sudáfrica, en una región de alta diversidad de plantas, conocida como la Región Floral del Cabo. La especie también se ha introducido en California, Estados Unidos. La mayoría de los individuos, al igual que ocurre con otras especies Sparaxis, crece en la región invernal. Prefiere los suelos arcillosos situados en el sur de África. Curiosamente, en los Estados Unidos de esta especie es capaz de desarrollarse en suelos cerca de jardines, sitios de descarga y viviendas abandonadas. Esto no es común en su hábitat natural original.

Según la lista roja de plantas de Sudáfrica está clasificada como estado vulnerable. Esto quiere decir que el número de individuos de esta especie está disminuyendo a causa de diversos impactos ambientales causados principalmente por el ser humano. De forma natural y en estado salvaje su área de distribución se está viendo seriamente afectada, por lo que se ha convertido en una especie vulnerable ante el peligro de la extinción.

Debido a sus flores brillantes y coloridas son muy valoradas como plantas ornamentales. Esto ha hecho que la arlequina será ampliamente cultivada en numerosas zonas. Mediante cultivo se han logrado conseguir ejemplares híbridos que en su mayoría proceden de luces que incluyen esta especie. Sin embargo, el impacto ambiental que provocan estas prácticas sobre la población silvestre es desconocido. La mayor amenaza que puede causar estos cruces en la arlequina es perder la diferencia genética entre los ejemplares. La pérdida de hábitat y la alteración del entorno natural debido a la agricultura en el Reino Floral del Cabo. Es la principal causa de las amenazas de la arlequina.

Conservación y usos

flor de la arlequina

En cuanto su conservación, el Reino Floral del Cabo de Sudáfrica es considerada como una zona de biodiversidad mundial y se ha designado como Patrimonio de la Humanidad y Centro Global de Diversidad de Plantas, siendo el hogar de la mayor concentración no-tropical de especies de plantas superiores en el mundo. Y es que toda la región donde se distribuye la arlequina se enfrenta a numerosas amenazas como hemos mencionado anteriormente. Esto hace que cuente con un buen número de parques nacionales y áreas protegidas para salvaguardar a todas estas especies. Hay que tener en cuenta que en ninguna de todas estas áreas protegidas encuentra la arlequina.

Se están haciendo numerosos esfuerzos para eliminar las plantas que no son nativas y estimular la regeneración de toda la vegetación natural. Es así como se pretenden proteger todas las cuencas hidrográficas.

En cuanto sus usos, se emplea en terrazas y balcones, como flor cortada y paradas rocallas, bordes mixtos y bordillos. En todos estos lugares su función principal es la decoración.

Cuidados de la arlequina

Vamos a ver cuáles son los principales cuidados que necesita la arlequina. Lo primero de todo es su ubicación. Debe ser a pleno sol, aunque también puede ser a semi sombra. No le conviene para nada resistir las heladas, aunque pueda aguantar alguna de forma esporádica y que no sea de mucha intensidad. Es importante que el suelo tenga un buen drenaje. El drenaje del suelo es la capacidad para poder filtrar el agua de la lluvia o el riego y no se acumule. Y es que esta flor no tolera los encharcamientos. Podemos hacer una mezcla de tierra normal de jardín para que se le añada un cuarto de arena y otro cuarto de turba.

El riego debe ser moderado siendo más o menos un vaso de agua por cada planta y cada dos días. En estos casos, es mejor quedarse corto en cuanto al riego, que excederse con el agua y provocar que las raíces se pudran por ahogo. El abono es recomendable emplearlo en invierno y es una mezcla de turba y estiércol. Esto va a crear una capa superficial que protege a los bulbos del frío y asegura que la floración sea buena.

No necesita de poda, tan sólo puedes eliminar las flores marchitas. Se pueden propagar bien por división de los bulbos. Su plantación se realiza en otoño a una distancia de 5 centímetros entre ellos y una profundidad de 8 centímetros.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la arlequina y sus características.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *