El Anthurium andreanum es una planta de interior

El Anthurium andreanum es una de las especies de anturio más cultivadas, por no decir la que más, especialmente en interiores. Como es muy sensible al frío, a menudo no queda más remedio que protegerlo en casa, algo que gusta mucho, pues aporta a la estancia un exotismo único.

Se trata de una planta relativamente pequeña, que puedes cultivar en una maceta de tamaño medio sin problemas. Bueno, más o menos. Lo cierto es que este tipo de anturio, al igual que el resto, es un poco exigente con todo: agua, tierra, ubicación. Por eso, vamos a decirte cuáles son los cuidados que has de proporcionarle.

Origen y características del Anthurium andraeanum

El flamingo es una planta tropical

Imagen – Flickr/Maja Dumat

Esta es una planta herbácea que pertenece a la familia de las aráceas, y que crece de manera natural en Colombia y en Ecuador, donde la encontraremos en las selvas tropicales. En lenguaje común o popular se conoce como flor de flamenco, flamingo, o anturio. Alcanza unos 40 centímetros de altura aproximadamente, desarrollando hojas redondeadas de un vistoso color verde brillante.

La flor es una inflorescencia compuesta por una espata cartilaginosa, de color rojo o rosa, el cual mide unos 10 centímetros de largo. De ella surge un espádice de unos 9 centímetros de largo, de color blanco y/o amarillo, formado por numerosas flores hermafroditas de muy pequeño tamaño. Los frutos son bayas carnosas.

Hay que saber que es una planta tóxica para los mamíferos. Todas sus partes contienen oxalato de calcio y saponinas que causan irritación severa, salivación excesiva y vómitos si se ingiere. Por este motivo, si hay niños pequeños, perros, gatos y/o cualquier otro animal mamífero en casa o en el jardín, se ha de mantener alejada la planta de ellos. Además, si se va a podar, se han de utilizar guantes de goma -como los de cocina- pues si su savia entra en contacto con la piel podrías sentir picor intenso, e incluso aparecerían ampollas.

¿Cuáles son los cuidados de la flor de flamenco?

El Anthurium andreanum es una planta a la que se ha de proporcionar cuidados específicos para que crezca adecuadamente. Si fallamos en algo, enseguida veremos que sus hojas amarillean, o que se debilita y que las plagas la atacan.

Para conseguir que nos dure muchos años, vamos a explicarte en profundidad lo que has de saber para cuidar de tu anturio:

Ubicación

  • Exterior: es una planta que necesita sombra, y además una humedad ambiental alta. Además, no soporta el frío, por lo que se recomienda tener fuera de casa solo durante los meses de primavera y verano. Si la humedad es baja, se pueden pulverizar sus hojas con agua destilada o de lluvia, una vez al día, excepto las semanas de más calor que serán dos veces/día.
  • Interior: cuando la tengamos dentro de la vivienda, la pondremos en una habitación en la que haya mucha claridad. Asimismo, es importante que no quede expuesta a las corrientes de aire (ventiladores, aire acondicionado, zonas de paso, etc.) pues de lo contrario las hojas se secarán. Y si la humedad ambiental es baja, le pondremos recipientes con agua a su alrededor.

Tierra o sustrato

Hay varios cultivares de Anthurium andreanum

Imagen – Wikimedia/Michael Gäbler

  • Jardín: el Anthurium andraeanum crece en suelos ricos en nutrientes y ácidos. Como es propio de las selvas tropicales, hay que plantarlo en tierras que tengan materia orgánica, es decir, que sean ricas. Asimismo, es necesario que al regar el agua sea absorbida con rapidez, por lo que si no es así mezclaremos la tierra con perlita (en venta aquí) o pómice (en venta aquí).
  • Maceta: en el caso de que se quiera, o se deba tener en una maceta, le buscaremos una que sea del tamaño adecuado para que pueda crecer. ¿Cuál será ese? Pues si la maceta vieja mide 10,5 centímetros de diámetro, la siguiente ha de ser de unos 17 cm. Y recuerda: con agujeros en su base. No queremos que el agua se quede estancada en las raíces, y que estas se pudran, ¿verdad?
    Como sustrato se usará uno para plantas ácidas (en venta aquí), o fibra de coco (en venta aquí).

Riego

El riego del flamingo tiene que ser moderado. Se regará con agua de lluvia o pobre en cal, de manera que el sustrato, o la tierra si es que está plantado en el suelo, se mantenga siempre húmeda pero no encharcada. Si surgen dudas, lo ideal es introducir un palo de madera o de plástico: si al sacarlo vemos que se le ha adherido mucha tierra, entonces no regaremos porque significará que aún no se ha secado.

Si está en maceta, es preferible que no se le ponga ningún plato o bandeja debajo. El agua se acumularía ahí, y si no nos acordamos de escurrir el plato las raíces morirán encharcadas.

Abonado

Para que pueda crecer y florecer bien, es recomendable abonar al Anthurium andraeanum en primavera y verano con abonos como el guano (en venta aquí), o los fertilizantes para plantas de interior (en venta aquí), plantas ácidas (en venta aquí) o plantas con flor.

Eso sí, no has de mezclarlos, puesto que de hacerlo las raíces sufrirían daños importantes. Lo que sí puedes hacer es usar un mes uno, y el próximo otro distinto, pero siempre siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Poda

La poda consiste en eliminar las hojas y flores secas. Esto se hace en cualquier momento del año, usando tijeras previamente desinfectadas con alcohol farmacológico o con jabón lavavajillas.

Plagas y enfermedades

  • Cochinillas: especialmente la algodonosa. Se encuentra en las hojas y en los tallos tiernos. Pueden eliminarse limpiando la planta con agua y jabón neutro. Después, se ha de retirar todo rastro de jabón, solo con agua.
  • Pulgones: son insectos de unos 0,5 centímetros que encontraremos en las hojas y flores. También pueden quitarse simplemente limpiando la planta, pero si vuelven a aparecer será mejor usar insecticidas anti-pulgones ecológicos como este.
  • Podredumbre de la raíz: hay diversos hongos que pudren las raíces, como el fitóftora. Estos proliferan en ambientes muy húmedos, de modo que si la planta recibe más agua de la que necesita, se vuelve vulnerable a las infecciones. Los síntomas son: hojas amarillas que rápidamente se vuelven negras, la planta deja de crecer, y las flores no terminan de abrirse (en caso de que tenga). Se trata con fungicidas polivalentes (en venta aquí), pero es importante también espaciar los riegos.

Rusticidad

Es una planta muy sensible al frío. Cuando la temperatura baje de los 15ºC se ha de proteger dentro de casa, o en el interior de un invernadero. Para que esté realmente a gusto, necesita que las temperaturas se mantengan entre los 20 y 30ºC durante todo el año y que la humedad ambiental sea de al menos el 70%.

Los anturios son plantas herbáceas perennes

¿Qué te ha parecido el Anthurium andreanum?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *