El alhelí de mar es una planta que vive en las playas

Imagen – Wikimedia/SABENCIA Guillermo César Ruiz

Hay muchas plantas que crecen en suelo arenoso, pero encontrar una que además produzca flores bonitas no siempre es sencillo. Pero eso con la Malcolmia littorea se soluciona. No hablamos de una especie de gran tamaño, pero sí que puede quedar muy bien en una rocalla por ejemplo, donde pueda estar expuesta al sol durante todo el día.

Crece rápido, y no le cuesta nada producir flores todos los años. Si le das los cuidados necesarios, los cuales son muy básicos como verás más abajo, tendrás una planta preciosa casi sin esfuerzo.

Origen y características de la Malcolmia littorea

La Malcolmia littorea es una planta que tolera la sal

Imagen – Wikimedia/Mussklprozz

La Malcolmia littorea, conocida como alhelí de mar, es una planta leñosa en la base de porte bajo y perenne originaria del oeste del Mediterráneo. Se encuentra en zonas rocosas o arenosas, a muy baja altitud sobre el nivel del mar. Crece hasta una altura máxima de 40 centímetros, lo suele hacer adquiriendo un porte redondeado y bastante compacto, con tallos cubiertos por numerosos pelillos cortos de color blanco.

Produce flores en primavera, y están compuestas por cuatro pétalos de color rosado o lila más o menos intenso. Estas miden entre 15 y 20 milímetros. El fruto es una silícua (parecida a una legumbre, pero más larga y delgada, y con la piel verdosa) con una longitud de 30 a 65 milímetros.

¿Cuáles son los cuidados que requiere?

El alhelí de mar es una planta que puede embellecer los jardines cerca del mar, así como aquellos que tienen suelos arenosos. Como adelantábamos, no es necesario estar muy pendiente de ella, puesto que está acostumbrada a vivir en suelos pobres en nutrientes. Por consiguiente, es muy interesante cultivar en esos terrenos que tienen muy poca materia orgánica.

Tolera la salinidad, pero también el sol directo. De hecho, si no está expuesta a él su crecimiento no será correcto: sus tallos serán endebles, casi sin fuerza, por lo que se torcerán y la planta no se verá bonita. Así que veamos cómo son sus cuidados:

Ubicación

Como es una planta que tiene que estar en una zona soleada, la pondremos en el exterior. Además, es aconsejable que no coloquemos ninguna que sea grande cerca de ella, puesto que le quitaría luz. En caso de que queremos hacerlo, la colocaremos detrás, asegurándonos de que el alhelí de mar recibe un mínimo de cinco horas diarias de sol.

¿Maceta o suelo?

Va a depender mucho de nuestros gustos. La Malcolmia littorea no tiene raíces invasivas. Puede estar tanto en una maceta de mediano tamaño como en el jardín. Como planta en maceta queda genial en el centro de una mesa, o embelleciendo la entrada a la vivienda; si optamos por tenerla en el suelo, es interesante plantarla en combinación con otras plantas de similar tamaño a ambos lados de los caminos.

Tierra

El alhelí de mar es una planta herbácea

Imagen – Wikimedia/Donald Hobern

  • Maceta: necesita un sustrato que drene muy, muy bien el agua. Hay que pensar que la arena no retiene casi nada el líquido, pero mantiene a las raíces bien oxigenadas ya que este es un gas que circula con facilidad a través de los granos de arena. Por ello, aconsejamos mezclar turba negra con perlita a partes iguales, o bien rellenar la maceta con sustrato universal que lleve perlita (en venta aquí).
  • Jardín: tolera los suelos arenosos. Sin embargo, si el tuyo es diferente y como la planta no crece mucho, tienes opción de hacer un agujero de unos 50 x 50 centímetros y rellenarlo con el sustrato que hemos mencionado antes. De este modo, podrá crecer sin que tengas que preocuparte.

Riego

La Malcolmia littorea es una planta que requiere mucha humedad. Pero hay que tener cuidado con esto, porque no es acuática, y por consiguiente no hay que tratarla como si lo fuera. Así que, ¿cuándo y cómo regarla?

  • Frecuencia de riego: en general, se regará unas tres a cinco veces por semana durante el verano. En esos meses, las temperaturas altas y las sequías que suele haber en muchas partes del globo hacen que la humedad de la tierra se pierda con rapidez, de modo que es importante estar un poco con ojo avizor e ir controlando el riego un poco más de lo que lo hacemos en invierno.
    El resto del año regaremos menos, ya que el alhelí de mar no crece tanto y, además, la tierra se mantiene más tiempo húmeda.
  • Tipo de riego: aconsejamos regar por arriba, es decir, echando el agua en la tierra y evitando las hojas y flores, en caso de que las tuviera.

Abonado

En primavera y durante el verano es muy recomendable abonar una vez al mes, especialmente si está en maceta. De manera que le echaremos un poco de guano o de estiércol para que pueda crecer bien, con salud.

Trasplante

Si está en maceta, lo plantaremos en otra de mayor tamaño cada 3 años. Esto se hace en primavera, ya que si se hiciera en invierno por ejemplo se correría el riesgo de causarle daños.

Rusticidad

Es una planta que resiste hasta los -7ºC.

El alhelí de mar produce flores

Imagen – Flickr/Salomé Bielsa

¿Te gusta el alhelí de mar?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *