Hay muchas plantas con flores rosas

El rosa es un color que siempre gusta tener en un jardín o en una terraza. Al asociarse con cosas muy positivas, como lo son la amabilidad, la empatía y la generosidad, es fácil que las plantas que produzcan flores de esa tonalidad nos encanten.

Por fortuna, hay muchas especies de plantas que dan flores rosas: árboles, arbustos, plantas herbáceas… Conocer sus nombres solo te llevará un momento, aunque si quieres saber sus características y cuidados te invitamos a quedarte con nosotros un poco más.

Aliso de montaña (Hormathophylla spinosa ‘Roseum’)

Anteriormente conocido como Alyssum spinosum, es una planta herbácea perenne que forma montículos de hasta 30 centímetros de altura. Sus ramas son espinosas y de ellas surgen hojas de pequeño tamaño y de color verde grisáceo. A comienzos del verano produce flores agrupadas en racimos y son rosadas.

Si vives en una zona donde suele haber sequías, esta especie es ideal para ti. Ponla en una zona soleada, en un suelo bien drenado, y dale riegos esporádicos. Soporta hasta los -7ºC.

Árbol del amor (Cercis siliquastrum)

El árbol del amor, conocido también como algarrobo loco, es un árbol caducifolio con un tronco que tiende a inclinarse un poco con los años y que llega a medir hasta 6 metros de altura. Su copa ramifica mucho, de modo que es una planta ideal para proporcionar sombra. Sus hojas, redondeadas y de color verde claro en el haz y glaucas en el envés, aparecen después de las flores. Dichas flores son rosado-lilas, y brotan en primavera.

Crece en lugares soleados, en suelos ricos y bien drenados. No es una planta exigente. Resiste algo la sequía, y tampoco le perjudican las heladas de hasta los -18ºC.

Jara rizada (Cistus crispus)

El cistus crispus da flores rosas

Imagen – Wikimedia/Xemenendura

La jara rizada es una planta herbácea perenne que alcanza los 50 centímetros de altura. Tiene hojas pequeñas, densamente cubiertas por »pelos» blanquecinos cortos, y unas flores rosas que aparecen o bien solitarias o bien en grupos durante la primavera.

Es muy fácil de cuidar, puesto que es una especie que puede soportar las sequías veraniegas siempre que lleve por lo menos un año en el suelo. También es ideal para tener en macetas con sustratos que drenen rápido el agua, como una mezcla de turba con perlita al 50%.

Si hay algo negativo que tenemos que decir de ella es que teme el encharcamiento. Pero no le perjudican las heladas moderadas (hasta los -7ºC).

Malva rosa (Lavatera trimestris)

La malva es una hierba que da flores rosas en primavera

Imagen – Wikimedia/Kor!An (Корзун Андрей)

La malva rosa es una hierba anual cuya esperanza de vida es muy corta, de menos de doce meses. Las semillas germinan en primavera, sus flores brotan en verano y cuando las semillas maduran empieza a marchitarse hasta morir en otoño/principios de invierno. Así y todo, es muy interesante guardar dichas semillas cada primavera, pues lo normal es que broten todas rápidamente. Además, alcanza una altura de 120 centímetros, y produce flores rosadas de unos 4 centímetros de diámetro, lo cual hace que sea muy, muy bonita.

Plántala en lugar soleado, ya sea en el jardín o en una maceta. Riégala de manera seguida pero evita el encharcamiento. También es recomendable abonarla de vez en cuando durante la floración, especialmente si se tiene en un recipiente, con abonos para plantas de flor.

Palo borracho (Ceiba speciosa)

La Ceiba speciosa (antes Chorisia speciosa) es un árbol caducifolio imponente. Alcanza una altura de 25 metros o más, y su tronco en forma de botella llega a medir hasta 2 metros de diámetro. Este suele estar cubierto de gruesas espinas cónicas, y tiene una copa bastante ramificada. Durante la primavera, y si el clima lo permite también en verano, florece produciendo flores con pétalos rosas.

En países como España se cultiva mucho en los jardines, pero necesita mucho espacio para poder desarrollarse con normalidad. Asimismo, es importante que le dé el sol de forma directa, y que la tierra drene bien el agua. Resiste hasta los -7ºC.

Género Prunus

Los Prunus son árboles de hoja caduca que pueden alcanzar una altura de unos 10 metros de promedio. Muchas especies se cultivan en huertos ya que producen frutos comestibles, como el almendro (Prunus dulcis), el ciruelo (Prunus domestica), o el cerezo (Prunus avium). Pero hay muchos otros que se tienen por sus bellas flores rosadas, como estos:

Prunus glandulosa ‘Roseo Plena’

El prunus glandulosa roseo plena es un arbusto

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Este es un cultivar que se desarrolla como arbusto caducifolio de hasta 1,5 metros de altura. Sus hojas son de color verde claro y alternas, y produce gran cantidad de flores dobles de color rosa en primavera. Es una auténtica joya para los jardines, aunque también para disfrutar en macetas.

Crece tanto al sol como en semisombra, tolera la sequía y las heladas de hasta los -20ºC. Pero has de saber que puede ser atacado por hongos como el mildiu cuando se riega demasiado.

Prunus serrulata

El Prunus serrulata florece en primavera

Imagen – Wikimedia/Nino Barbieri

El Prunus serrulata es un árbol caducifolio conocido como cerezo japonés o cerezo de flor japonés. Crece hasta los 7-9 metros, con un tronco solitario y una copa densamente ramificada y poblada de hojas que se vuelven amarillas, rojas o carmesí durante el otoño. Sus racimos de flores brotan en primavera, y pueden ser blancas, o más comúnmente rosas. Si quieres ir a lo seguro, la variedad ‘Kanzan‘ las tiene de este último color.

Debido a su alto valor ornamental, es una planta que se cultiva en todo tipo de jardines, aunque se desarrolla mejor en climas templados y en suelos ligeramente ácidos. Riégalo a menudo durante el verano para que no se deshidrate, y listo. Resiste hasta los -20ºC.

Prunus x subhirtella ‘Pendula Plena Rosea’

Las flores del Prunus subhirtella 'Pendula Plena Rosea' son de color rosado

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Se trata de un cultivar que alcanza una altura de 4 metros, con hojas verdes que se vuelven amarillas, naranjas o rojizas en otoño. Produce sus flores en primavera, poco después de que haya reanudado su crecimiento después del reposo invernal.

Tolera muchos tipos de suelos, como los arenosos y los calcáreos; además soporta hasta los -26ºC sin sufrir daños. Eso sí, necesita riegos moderados, y unas temperaturas suaves en verano.

Rosa de China (Hibiscus rosa-sinensis)

El Hibiscus rosa sinensis florece en primavera

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

La Rosa de China es un arbusto caducifolio que puede medir hasta 5 metros de altura, aunque se suele tener más bajo (máximo 3 metros). Las hojas son ovado a lanceoladas, de color verde brillante, y en otoño se vuelven amarillas antes de caer. Lo más bonito que tiene son sus flores: estas miden 6-12 centímetros de largo, y pueden ser rojas, amarillas, naranjas; simples o dobles (doble corona de pétalos). Algunas variedades de flor rosa son la »Pink Versicolor», y la ‘Dainty Pink».

Es una planta que se ha de tener en lugares donde el clima sea suave, puesto que no resiste las heladas moderadas (solo hasta los -3ºC, y siempre que sean puntuales). Vive tanto al sol como en semisombra, y en suelos ricos en materia orgánica.

Rosales (Rosa sp)

La rosa es una flor muy querida en los jardines

Los rosales son arbustos espinosos que se cultivan en macetas o en jardines, y que pueden crecer sobre 1 a 2 metros, excepto los trepadores que miden más de 5 metros. Estas plantas florecen casi todo el año, desde primavera hasta el otoño en climas suaves, y no necesitan de muchos cuidados. Si buscas variedades de flor rosa, tienes por ejemplo la »Ballerina» que da flores pequeñas pero muy fragantes, o la »Carefree Wonder», de flores semi-dobles de color rosa oscuro.

Viven bien tanto si los tienes al sol como en semisombra, aunque te recomiendo que los pongas en un sitio donde les den como mínimo 4 horas de luz solar directa. De esta manera, producirán más flores. Eso sí, debes de regarlos muy seguido, ya que no resisten la sequía. En cuanto a las heladas, soportan hasta los -7ºC.

Taray (Tamarix gallica)

El taray es un árbol o arbolito caducifolio que crece entre 6 y 8 metros de altura. Sus ramas son largas y flexibles, casi colgantes, y aunque tiene hojas son muy pequeñas y escamosas. Durante la primavera, y a veces también en verano, se llena de flores blancas o de color rosa pálido, las cuales atraen a insectos muy beneficiosos para el jardín como lo son las abejas.

Se trata de una especie muy recomendada para cultivar en lugares próximos al mar o a la costa, puesto que vive muy bien en suelos arenosos y tolera bien los que son un poco salinos. Por supuesto, se puede cultivar más hacia el interior, en suelos con buen drenaje y siempre a pleno sol. Resiste la sequía y las heladas de hasta los -7ºC.

¿Cual de estas plantas con flores rosas te ha gustado más?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *