Hya muchas plantas verdes que puedes tener en interior

El verde es el color de la vida y de la esperanza. La gran mayoría de plantas tienen ese color, ya que es el que les da la clorofila, y sin la cual no podrían realizar la fotosíntesis ni tampoco crecer, así que encontrar las especies adecuadas para tener en el interior de la vivienda puede ser una tarea un poco complicada.

Hay tantas y tantas especies, que unas de las cosas más importantes a tener en cuenta son el tamaño que llegan a alcanzar y por supuesto los cuidados que se les debe de dar para que se mantengan bien. Así pues, veamos cuáles son las plantas verdes de interior más aconsejables para aquellas personas que no tienen mucha experiencia ni/o tiempo para dedicarles.

Aralia

La aralia es una planta perenne

Imagen – Wikimedia/Orengi Harvey

La aralia es una planta arbustiva perennifolia cuyo nombre científico es Fatsia japonica. Sus hojas son grandes, de hasta 30 centímetros de diámetro, palmatilobadas y de un bonito color verde brillante. Sus flores surgen en panículas terminales blanco-verdosas.

Aunque puede alcanzar los 5 metros de altura, tolera bien la poda. En interior has de ponerla en una habitación luminosa, y regarla unas 2 veces por semana, excepto en invierno que será más recomendable espaciar los riegos.

Costilla de Adán

Vista de la Monstera deliciosa

Imagen – Wikimedia/Alison Pockat

La costilla de Adán, cuyo nombre científico es Monstera deliciosa, es una planta trepadora que puede alcanzar los 20 metros de alto. Sus hojas son bastante grandes, con un tamaño de hasta 90 centímetros de largo y de hasta 80 centímetros de ancho.

Precisa de luz para crecer, pero se ha de poner lejos de las ventanas. Riégalo unas 3 veces a la semana durante la temporada cálida del año, y menos en invierno.

Ficus benjamina ‘Kinky’

El Ficus benjamina ‘Kinky’ es una variedad del F. benjamina que tiene las hojas de menor tamaño, y su porte es también más reducido, motivo por el que puede ser mucho más interesante que la especie tipo para interiores. El color de su follaje es también verde, aunque tiene los márgenes de color más claro.

Se ha de tener en una habitación en la que entre mucha luz, pues de este modo su copa se mantendrá siempreverde. En cuanto al riego, debe ser moderado.

Hiedra

Hedera helix, una planta trepadora para interior

La hiedra es una planta trepadora perennifolia de rápido crecimiento y muy adaptable, incluso yo diría más que el Epipremnum aureum (potos). Su nombre científico es Hedera helix, y tiene hojas verdes o variegadas con un tamaño de 5 a 10 centímetros dependiendo de la variedad. Las flores surgen en umbelas verdes, y estas producen frutos que son bayas negras las cuales son venenosas.

En casa hay que situarla en una habitación con luz, y a ser posible en una zona donde pueda trepar. Por ejemplo, puede quedar muy bonita si se engancha a los marcos de las puertas o ventanas. Si tienes un balcón al que no le da el sol, también puedes usarla como planta colgante. Riégala unas 2 veces por semana.

Hosta

La Hosta fortunei es una planta rizomatosa

Imagen – Wikimedia/Stan Shebs

Las hostas son plantas herbáceas perennes que alcanzan una altura de entre los 6 y los 50 centímetros. Sus hojas son verdes, pero la tonalidad varía dependiendo de la especie. Sus flores son verdes, blancas, violetas o rosadas, y en algunas especies son aromáticas.

Resisten bien el frío, pero dado que son unas de las favoritas de los caracoles, es muy aconsejable cultivarlas en interior. Ahí, se pondrán en habitaciones luminosas, y se regarán unas 2 veces a la semana.

Palmera de salón

Vista de la Chamaedorea elegans

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

La palmera de salón, conocida también como camadorea o pacaya, y cuyo nombre científico es Chamaedorea elegans, es una palmera de un solo tronco (que se vende como si tuviera muchos, cuando en realidad son varios ejemplares distintos que han crecido juntos en la misma maceta). Crece hasta alcanzar los 2 metros, y sus hojas son pinnadas.

Estará bien en una habitación luminosa, y lejos de las corrientes de aire. No se ha de poner junto a la ventana puesto que de lo contrario se quemaría. Riégala una media de 2 veces por semana en verano, y algo menos durante el invierno.

Potos

El potos es una planta que no ocupa mucho

El potos es la planta trepadora clásica en la decoración de interiores. Su nombre científico es Epipremnum aureum, y es una planta trepadora que, si bien puede llegar a los 20 metros de alto, se puede ir recortando para que no crezca tanto. Sus hojas son acorazonadas, verdes o variegadas.

Al igual que la hiedra, requiere algún soporte por el que trepar, y estar en una habitación luminosa. Riégalo entre 2 y 3 veces a la semana en verano, y espacía los riegos en invierno.

Sanseviera

La Sanseviera trifasciata es una planta rizomatosa

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Golik

Hay muchos tipos de sanseviera, pero nosotros te aconsejamos la Sansevieria trifasciata. Conocida como espada de San Jorge, cola de lagarto, lengua de suegra o planta de serpiente, es una planta rizomatosa que tiene hojas planas y algo suculentas. Crece hasta los 140 centímetros de alto. Sus flores surgen en inflorescencias y son de color blanco.

En cultivo requiere una exposición luminosa, un sustrato que drene bien el agua (como por ejemplo sustrato universal mezclado con perlita a partes iguales), y riegos esporádicos.

¿Cuál de estas plantas verdes de interior te ha gustado más? ¿Tienes alguna?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *