La Lamprocapnos spectabilis es una planta de flores en forma de corazón

Lamprocapnos spectabilis

Las plantas con flores, es decir, las angiospermas, son aquellas que han logrado conquistar todos los rincones del mundo. Y son muchas las que lo han tenido bastante fácil, ya que de hecho nosotros les hemos ayudado pues… ¿quién puede resistirse a la belleza de una, por ejemplo, Lamprocapnos spectabilis, mucho más conocida por el nombre de corazón sangrante?

Esta y otras especies producen lo que hemos clasificado o etiquetado como flores raras. Son aquellas que tienen flores con formas curiosas, que nos llaman mucho la atención, y que por lo tanto a menudo queremos cultivar en nuestros hogares. Ahora bien, ¿cuáles son sus nombres?

Arbusto de la llama (Calliandra tweedii)

La Calliandra produce flores raras

Imagen – Wikimedia/Björn S.

El arbusto de la llama, o como también se le conoce plumerillo rojo, es una planta arbustiva con hábito trepador originaria de Brasil y de Uruguay. Su altura es de 5 metros, y tiene hojas compuestas por numerosas pinnas de pequeño tamaño, de color verde oscuro. Las flores se componen de gran cantidad de estambres de un llamativo color rojo, y brotan en primavera.

Crecerá sin problemas en lugares de clima cálido, a pleno sol, y con suelos con un pH ácido o neutro. No tolera la cal ni las heladas.

Bebés abrigados (Anguloa uniflora)

En las montañas de selvas y junglas que hay desde Colombia hasta Perú vive una orquídea terrestre que, si bien no tiene nombre popular conocido, bien podría llamarse »bebés protegidos». Es una planta que desarrolla un pseudobulbo, del cual surgen 2-3 hojas caducas lanceoladas y de color verde oscuro. Cuando estas caen en verano, produce una inflorescencia de hasta 25 centímetros de largo compuestas por brácteas redondeadas de color amarillento y muy fragantes.

Se trata de una de las orquídeas que viven en suelo de mayor tamaño, puesto que puede medir hasta 40 centímetros de altura. Asimismo, es también unas de las que prefieren climas más frescos (no fríos), por lo que puede vivir en zonas donde el clima sea subtropical (temperaturas media anual de 18ºC, siendo las máximas de 30ºC y las mínimas de -1ºC).

Boca de dragón (Antirrhinum majus)

La boca de dragón o antirrino es una herbácea que por lo general vive dos años nativa de la región mediterránea de Europa. Desarrolla tallos rectos o ligeramente ascendentes con una altura máxima de 2 metros. El segundo año tras la siembra produce flores agrupadas en racimos, siendo cada una de ellas muy curiosas, ya que cuando se aprietan se abre y se cierra como si realmente se tratase de una boca. Ahora, si nos fijamos en sus frutos nos podemos llevar una sorpresa mayor, puesto que se asemejan bastante a una calavera.

En cultivo es muy agradecida, siempre que se tenga en el exterior y reciba sol directo a ser posible durante todo el día. Riégala de vez en cuando para mantenerla hidratada, y no te olvides de abonarla con un abono para plantas de flor para estimular su floración.

Corazón sangrante (Lamprocapnos spectabilis)

El corazón sangrante es la flor de una planta tropical

La planta conocida como corazón sangrante es un arbusto originario del este de Asia que alcanza una altura de 70 centímetros. Sus hojas son perennes y compuestas por pinnas o folíolos verdes. Pero sin duda su parte más atractiva son sus flores, que aparecen en primavera y que pueden perdurar hasta el otoño. Estas son acorazonadas, de color rosa, magenta o blanco, y miden 3-5 centímetros.

Se ha de tener en semisombra, aunque si el clima es muy cálido, como el mediterráneo por ejemplo, es preferible tenerla en sombra. La tierra ha de ser ácida y tener buen drenaje. Además necesita que la humedad ambiental sea alta, así como riegos frecuentes. Resiste hasta los -4ºC.

Flor del beso (Psychotria elata)

La flor del beso es roja y muy curiosa

Imagen – Wikimedia/IROZ

La flor del beso es un arbusto tropical originario de América Central y del Sur. Alcanza una altura de 1 a 3 metros, con hojas simples y de color verde. Cuando florece lo hace de tal forma que sus brácteas, es decir, hojas modificadas que cumplen con la misma función de los pétalos, se asemejan a los labios humanos. Pero aún hay más: del centro de estos »labios» surgirán las verdaderas flores, que son de color blanco.

Por desgracia es una especie que está en serio peligro de extinción. Además en cultivo es muy delicada, ya que no soporta el frío y requiere una alta humedad ambiental durante todo el año. Su nombre científico es Palicourea elata, pero se acepta como sinónimo Psychotria elata.

Flor murciélago (Tacca chantrieri)

Tacca chantrieri en un jardín

Imagen – Wikimedia/Ronincmc

La flor murciélago es una planta herbácea que vive en las selvas tropicales del sudeste de Asia. Tiene hojas grandes y de color verde brillante, las cuales sin duda son muy bonitas, pero cuando florece es todo un espectáculo. Sus flores tienen una forma que recuerdan a un murciélago. Estas miden 30 centímetros de ancho, y tiene largos »bigotes» de hasta 71 centímetros de longitud a cada lado. La altura total de la planta es de unos 50 centímetros.

Es una planta muy exigente, que necesita un clima tropical húmedo para vivir, donde la temperatura mínima sea de 4’5ºC o más. En interior precisa de luz (no directa), y una alta humedad ambiental.

Maracuyá (Passiflora edulis)

Vista de la planta Passiflora edulis 'Flavicarpa'

Imagen – Wikimedia/Claudemir Brundani

El maracuyá es una planta herbácea trepadora perennifolia de 10 metros de alto originaria de América tropical que se cultiva tanto por sus flores como por su fruto. Las primeras pueden medir hasta 10 centímetros de diámetro, aunque en su hábitat natural lo normal es que no superen los cinco. Estas son blancas, y tienen tonalidades rosadas o rojizas. En cuanto a los segundos, son bayas redondeadas aptas para consumo.

A la hora de cultivarlo has de ponerlo a pleno sol o en semisombra, y regarlo varias veces por semana, especialmente durante el verano. Soporta el frío, pero si hay heladas, aunque sean débiles, deberás de protegerla.

Protea (Protea nitida)

La Protea nitida es un arbusto que produce flores amarillas redondas

Imagen – Wikimedia/Andrew massyn

La Protea nitida es un árbol perennifolio que vive en África, en concreto en El Cabo. Crece entre los 5 y los 10 metros de altura, y tiene una copa redondeada con hojas verde-azuladas y alargadas. Sus flores se reúnen en cabezuelas grandes, de hasta 10 centímetros de diámetro, y son muy peculiares pues casi parecen un cepillo redondo. Estas son amarillas y producen néctar.

Precisa de un clima cálido para vivir, de manera que no se aconseja cultivar en lugares donde haya heladas. Aparte, necesita estar expuesto al sol directo, y una tierra que drene rápido el agua.

¿Cuál de estas flores raras te ha gustado más?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *