Hay muchos estilos de jardines

Un jardín es, en muchos aspectos, muy similar a la obra de un pintor. El origen de esta maravilla suele ser la de un terreno vacío o abandonado. Poco a poco el jardinero, llevado por su imaginación, lo va llenando de vida. Formas y colores comienzan a aparecer, a medida que más y más plantas lo pueblan.

Casi se podría decir que lo que acabará siendo un paraíso, antes era un lienzo en blanco. Pero a diferencia de este, es una obra que no se terminará, pues está en continuo movimiento. Así, como todos los humanos tenemos nuestros gustos y preferencias, a lo largo de la historia de la jardinería se han ido creando diversos estilos de jardines. Estos son solo algunos.

Jardín árabe

El jardín árabe es un estilo de jardín de bajo mantenimiento

El jardín árabe es un tipo de jardín que se crea sobre todo en el Medio Oriente, donde la calor y la sequía pueden llegar a ser importantes. Asimismo, es un diseño basado en la espiritualidad, utilizando lo mejor posible los recursos naturales, y creando espacios en los que meditar.

Las plantas aromáticas proporcionan un dulce aroma al lugar, y en caso de tener sed, te puedes acercar a una fuente para beber, puesto que los depósitos de agua se conectan con el sistema de tuberías, garantizando así su potabilidad.

Jardín español

El jardín español es una mezcla de estilos

El jardín español es un tipo de jardín en el que se mezclan principios del jardín persa, romano, islámico y, por supuesto de los jardines califales de Al-Ándalus. Como el clima de este país es más bien cálido, especialmente en verano, en este estilo predominan las fuentes o canales de agua, los patios con coníferas, árboles (en su mayoría frutales) y palmeras que dan sombra, plantas aromáticas, y flores de colores vivos como los claveles o los rosales.

Así, aquel que lo visite disfrutará de la sombra proporcionada por las plantas, el olor que emitan las aromáticas, y de su magnífico verdor.

Jardín francés

El jardín francés es un estilo de jardín formal

El jardín francés es el estilo más formal que existe. Es, para mí, la mejor representación del orden que puede haber en un jardín, para lo bueno y para lo malo. Evolucionó a partir del jardín renacentista francés a principios de siglo XVI, y es, casi con seguridad, el que más trabajo de mantenimiento lleva, especialmente de podas.

Los pabellones, las estatuas, e incluso las terrazas están situadas en la zona perfecta para que, el conjunto se vea regular, con formas geométricas. Pero, ¿qué plantas pueden vivir bien en este tipo de jardines? Muchas más de las que se cree. De hecho, en los Jardines de Versalles encontramos olmos, hayas, o tilos, tulipanes, lilas, o boj, entre otras.

Jardín inglés

El jardín inglés es un estilo informal de jardín

Imagen – Wikimedia/Tanya Dedyukhina

El jardín inglés es un estilo que se usa en la Europa continental principalmente, y que se originó en Inglaterra en el siglo XVIII. Es un tipo de jardín natural, en el que los elementos artificiales son casi inexistentes y en el que el jardinero crea su jardín sin alterar demasiado el paisaje.

Como consecuencia, los caminos estarán ahí, pero no señalizados. Además, si en el terreno hay cuestas o pendientes, estas se aprovechan para cultivar, en vez de eliminarlas aplanando el suelo. En cuanto a las plantas, se usan las autóctonas de cada país.

Jardín japonés

El jardín japonés es un bonito estilo de jardín asiático

Imagen – Wikimedia/Steven Lek

El jardín japonés es uno de estilos modernos más antiguos del mundo, y también uno de los más difíciles. Surgió en la era Heian, entre los años 794 y 1185, y tiene unas características muy peculiares. En él, siempre se representa el archipiélago japonés (con piedras o rocas, preferentemente de origen volcánico) emergiendo del Mar Interior de Seto (estanque).

Alrededor, se puede crear una especie de bosque, con coníferas como el pino japonés, y arbustos como las azaleas o las camelias. También se utilizan mucho los arces japoneses, debido a su gran valor ornamental.

Jardín mediterráneo

El jardín mediterráneo es un estilo de jardín en el que se usan plantas resistentes a la sequía

Imagen – Flickr/Vilseskogen

El jardín mediterráneo es un estilo de jardín que se crea especialmente en la región que le da el nombre, pero también en aquellas zonas donde el clima es más bien árido; es decir, con pocas precipitaciones, temperaturas que pueden superar los 35ºC en verano, y con heladas débiles.

Así, las plantas que se plantan en él son resistentes a la sequía, como olivos, lavanda, tomillo, o el laurel. Para darle color, se plantan claveles, margaritas, entre otras. Todo el conjunto forma parte de un diseño que pretende ser atractivo, pero también de bajo mantenimiento.

Jardín tropical

El jardín tropical se caracteriza por tener plantas exóticas

Imagen – Wikimedia/Edwinb

El jardín tropical es propio de las zonas que disfrutan de este clima. Temperaturas cálidas, lluvias más o menos frecuentes y regulares, muchas horas de luz… La idea de este estilo es la de conseguir tener una selva o un bosque frondoso, emulando a la naturaleza más salvaje y bella.

Por eso, los estanques y/o cascadas, así como las plantas de hoja grande o con flores llamativas son unos elementos que no han de faltar. Además, hay otras que también son muy interesantes para este tipo de jardines, como por ejemplo: bromelias, calas, palmeras, helechos, entre otras.

¿Cuál de estos estilos de jardines te ha gustado más?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *