Los cactus de flores rojas son muy bonitos

Las flores rojas son preciosas: sean grandes o pequeñas, con una o más coronas de pétalos, el rojo es un color que nos atrae, y lo mejor es que hay unos cuantos tipos de cactus que las producen.

Si quieres conocer sus nombres, características y, lo que es más importante si cabe, los cuidados generales que has de proporcionarles, a continuación te los vamos a presentar. Así que si tienes sitio donde poner unos cuantos ejemplares, podrás elegir bien cuál adquirir.

Echinopsis chamaecereus

El Echinopsis chamaecereus es un cactus colgante

Imagen – Wikimedia/Moni Sertel

El Echinopsis chamaecereus es un cactus con tallos rastreros o colgantes endémico de Argentina. Su altura máxima no suele superar los 20 centímetros, aunque puede extenderse hasta los 40 centímetros. De sus areolas brotan entre 10 y 15 espinas, así como sus flores, las cuales son hermafroditas y rojas. Florece en primavera y hasta comienzos del verano (más o menos, desde mayo hasta julio en el hemisferio norte).

Cuidados

Es una planta que puede estar tanto a pleno sol como en semisombra, en macetas o en el jardín. Necesita pocos cuidados, tan solo regarlo de vez en cuando, y si se quiere podarlo en primavera. Resiste el frío, así como las heladas de hasta los -8ºC siempre que la tierra esté seca; aún así es mejor que no baje de los -3ºC.

Echinopsis cinnabarina (antes Lobivia cinnabarina)

Vista de la Lobivia cinnabarina en flor

Imagen – Cactus Art

El Echinopsis cinnabarina es un cactus de pequeño tamaño endémico de Bolivia. Su cuerpo es globular, de color verde, y mide 15 centímetros de diámetro por unos 7-10 centímetros de altura. De cada una de sus areolas brotan de ocho a doce espinas radiales que miden entre 0,5 y 1 centímetro de largo, y dos-tres centrales aproximadamente del mismo tamaño. Sus flores son de color rojo escarlata, y miden hasta 4 centímetros de diámetro.

Cuidados

Se trata de un cactus que necesita sol directo para que pueda crecer en condiciones. Además, la tierra ha de ser ligera, tanto es así que en maceta se aconseja tener en una mezcla de turba negra con perlita a partes iguales, o con pómice. No resiste el encharcamiento, de manera que hay que regarlo muy de vez en cuando. Resiste hasta los -7ºC si la tierra está seca.

Ferocactus gracilis

El Ferocactus gracilis es un cactus globular de flores rojas

Imagen – Wikimedia/H. Zell

El Ferocactus gracilis es un cactus endémico de México con forma esférica. Su altura máxima es de 150 centímetros, y tiene un diámetro de 30-35 centímetros. Presenta en torno a 16 y 24 costillas, con areolas blanquecinas de las que brotan 7-13 espinas centrales de color rojo y con una longitud de hasta 7 centímetros, y 8-12 espinas radiales blancas. Las flores brotan en la parte superior, son rojas y miden 3,5 centímetros de diámetro.

Cuidados

Es una especie muy agradecida, ideal para plantar en un jardín de cactus o plantas del desierto, a pleno sol y en suelos bien drenados. También se puede tener en macetas durante años, con sustrato para cactus por ejemplo. Necesita pocos riegos, ya que resiste la sequía pero no el exceso de agua. Asimismo, soporta hasta los -4ºC.

Mammillaria senilis

La Mammillaria senilis, conocida como biznaga cabeza de viejo, es un cactus endémico de México perteneciente al género Mammillaria. Desarrolla un tallo cilíndrico o globoso cuya altura es de 15 centímetros y su diámetro 12 centímetros como máximo. Las areolas son ovadas, y de ellas brotan unas 4 espinas centrales, y otras radiales más finas y cortas. Sus flores tienen forma de embudo, miden unos 4 centímetros de diámetro, y son de color rojo anaranjado.

Cuidados

Es una planta cactácea que se ha de cultivar en el exterior, en una zona soleada. Si eso no es posible, podrá vivir en semisombra, pero es necesario que en el lugar donde esté haya mucha claridad. Se regará de forma esporádica, siempre procurando evitar el exceso de agua, puesto que no lo resistiría. Soporta las heladas débiles y puntuales de hasta los -2ºC.

Matucana madisoniorum

La Matucana madisoniorum es un cactus endémico del Amazonas peruano. Su cuerpo es globoso, y mide 10 centímetros de altura por 15 centímetros de diámetro. Presenta algunas espinas, principalmente en su parte superior, y son de color marronáceo o blanquecino, con una longitud de hasta 3 centímetros. Las flores tienen forma de embudo, miden 10 centímetros de largo por 5 centímetros de diámetro, y son de rojo-anaranjadas. Es una especie en peligro crítico de extinción en su lugar de origen.

Cuidados

Crecerá en un rincón luminoso, mejor en el exterior que dentro de casa, ya que en interior será difícil que se desarrolle bien a menos que se compre una lámpara que estimule su crecimiento. La tierra, o el sustrato si lo vas a tener en maceta, debe de estar compuesto por una mezcla de tierra de jardín o turba y perlita a partes iguales. Dale un riego esporádico, una vez a la semana más o menos. Soporta las heladas puntuales de hasta los -1,5ºC.

Parodia haselbergii (sinónimo Notocactus haselbergii)

La Parodia haselbergii es un cactus endémico de Brasil que tiende a formar pequeños grupos. Su cuerpo es esférico, de color verde, y mide 10 centímetros de altura por 15 centímetros de diámetro. Presenta unas 30 costillas con areolas de las cuales brotan espinas blanquecinas. Florece a comienzos de primavera, y lo hace produciendo flores de 2 centímetros de diámetro de color rojo o rojo-anaranjado.

Cuidados

Coloca tu Parodia en una zona soleada, para que pueda crecer con salud. Puedes tenerla en el jardín, por ejemplo en una rocalla, pero solo si la tierra tiene buen drenaje; en caso de que no sea así, haz un agujero de unos 50 x 50cm, y rellénalo con pómice o algún sustrato similar. Riégalo cuando veas que la tierra se esté secando. Soporta el frío, pero si hay heladas necesitará protección.

Rebutia pygmaea var colorea

La Rebutia pygmaea var colorea tiene flores rojas y grandes

Imagen – Wikimedia/Otakar Sida

La Rebutia pygmaea var colorea es un cactus pequeño, globular, con un cuerpo de color verde oliva a marrón violáceo que mide unos 10 centímetros de altura. De sus areolas brotan espinas cortas, de unos 0,5 centímetros, pero afiladas. Las flores son rojas y miden unos 2-3 centímetros de diámetro. Estas aparecen formando una corona, haciendo que la planta se vea muy bonita.

Cuidados

En cultivo es un cactus fácil de cuidar. Se ha de tener a pleno sol (pero es importante que se vaya acostumbrando poco a poco si nunca le dio antes), y en una maceta o en un suelo que drene rápido el agua. El riego será escaso, solo cuando la tierra esté seca. Resiste hasta los -4ºC.

¿Cuál de estos cactus con flores rojas te ha gustado más?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *