Hay muchos tipos de arces europeos, y el Acer opalus es uno de ellos

Imagen – Wikimedia/Salicyna

Seguramente conocerás o habrás oído hablar de los arces que tienen en Asia, como el Acer palmatum (arce japonés) o el Acer shirasawanum. Estas dos especies son magníficas para cultivar en jardines templados, pero… ¿sabías que hay otras que son aún mejores?

Los arces europeos son árboles que también pueden embellecer muchísimo un lugar. Además, son muchos los que en otoño se ponen amarillos, anaranjados o rojizos antes de dejar caer sus hojas. ¿Quieres conocerlos?

Selección de arces europeos

¿Cuáles son los arces que tenemos en Europa? Bueno, hay varios, y todos ellos tienen su encanto. A continuación vas a poder descubrir no solo sus nombres, si no también sus características. Que disfrutes:

Acer campestre

El Acer campestre es un árbol grande

Imagen – Wikimedia/Rosenzweig

El Acer campestre es un árbol caducifolio conocido como arce menor, arce silvestre o arce campestre. Alcanza una altura aproximada de 10 metros, y desarrolla un tronco más o menos recto y muy ramificado desde poca altura cuya corteza es de color castaño. Las hojas son palmadas compuestas por 3 o 5 lóbulos de color glauco con el envés algo tomentoso.

Crece silvestre en Europa y en algunos puntos del norte de África. En España lo tenemos en los Pirineos y en los bosques del este peninsular; aislado por el resto de la península excepto en Andalucía, que no se encuentra. Resiste hasta los -18ºC.

Acer monspessulanum

Árbol adulto de Acer monspessulanum

Imagen – Wikimedia/Jebulon

El Acer monspessulanum es un árbol caducifolio conocido como arce de Montpellier. Crece hasta alcanzar los 15 metros de altura, y su tronco es recto, grueso hasta llegar a medir 75 centímetros de diámetro. Las hojas son trilobuladas, compuestas por lóbulos de color verde oscuro.

Habita en la región mediterránea, desde Francia y Alemania, hasta Turquía, pasando por Marruecos. Soporta bien hasta los -18ºC.

Acer opalus

El Acer opalus, conocido como orón o asar, es un árbol caducifolio que puede llegar a medir 20 metros de altura. Sus hojas son lobuladas, de color verde brillante, y brotan de ramas que forman una copa redondeada, ramificando a poca distancia del suelo.

Vive en los bosques de montaña que se encuentran desde Italia hasta España, pasando por el sur de Alemania y el noroeste de África. Resiste hasta los -18ºC.

Acer granatense 

El Acer granatense, cuyo nombre científico completo es Acer opalus subsp. granatense, es una variedad del Acer opalus. A diferencia del A. opalus, este tiene las hojas un poco más pequeñas y su altura también es menor: lo normal es que crezca un máximo de 10 metros, pero dependiendo de la zona donde haya germinado crece menos. También soporta las heladas de hasta los -18ºC.

Se trata de una variedad que vive en las montañas de la península ibérica, en el norte de Mallorca y en el norte de África.

Acer platanoides

Vista de un Acer platanoides

Imagen – Bruns.de 

El Acer platanoides, conocido como arce real o arce platanoide, es un árbol que alcanza los 35 metros de altura. Su tronco es bastante grueso una vez madura, de alrededor de 1 metro de diámetro, y tiene la corteza de color gris. Las hojas son palmatilobuladas, de color verde o púrpura dependiendo de la variedad, y brotan de una copa redondeada.

Crece en Europa, a menudo formando parte de otros bosques, como los hayedos por ejemplo. En España solo lo encontramos en los Pirineos. Resiste hasta los -18ºC.

Acer pseudoplatanus

Ejemplar adulto del Acer pseudoplatanus

Imagen – Wikimedia/Willow

El Acer pseudoplatanus es un árbol caducifolio conocido como sicomoro, arce blanco o falso plátano que alcanza los 30 metros de altura. Su copa está muy ramificada, y es abierta además de frondosa. Las hojas se componen de cinco lóbulos dentados, que son de color verde.

Lo encontramos en el centro y en el sur de Europa, incluyendo España. Eso sí, en este país crece en los Pirineos y en la región cantábrica.

Acer sempervirens

El Acer sempervirens es un árbol que vive en Europa

Imagen – Wikimedia/Lathiot

El Acer sempervirens, conocido como arce de Creta, es un árbol perennifolio que rara vez supera los 10 metros de altura. Su tronco mide hasta 50 centímetros de diámetro, y su corteza es de color gris oscuro. Las hojas son pequeñas, simples o compuestas por tres lóbulos verdes.

Crece en el sudoeste de Europa, y en el sudoeste de Asia, por lo que es uno de los que mejor aguanta la sequía y las altas temperaturas. Resiste hasta los -18ºC.

Cuidados generales de los arces europeos

Para terminar, vas a poder conocer los cuidados que necesitan:

  • Ubicación: son árboles que se han de tener en el exterior, siempre. Todos resisten las heladas, así que por ejemplo en España es raro que tengan problemas en ese sentido. Lo que sí que puede ocurrir es que sufran con el calor si se tienen en el mediterráneo, por eso si viven en esta región te recomiendo el Acer granatense o el Acer sempervirens, pues crecerán mejor que los otros.
  • Tierra: todos requieren suelos nutritivos, ligeros y profundos. Los que soportan los calizos son los que acabo de mencionar (A. granatense y A. sempervirens).
    En maceta se pueden tener unos años, con mantillo o sustrato para plantas ácidas.
  • Riego: no resisten la sequía, por lo que se deben de regar con frecuencia en verano para que no se sequen. En invierno se regarán menos, especialmente si llueve.
  • Abonado: se deben de abonar en primavera y en verano con estiércol de vaca o con mantillo.
  • Poda: no aconsejamos podarlos, pues pierden su encanto natural.
  • Trasplante: en primavera, cuando las yemas empiecen a brotar.

¿Qué te han parecido estos arces europeos?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *