Hay muchos tipos de plantas frutales

¿Te gustaría saber qué tipos de plantas frutales hay? Si eres de los que quiere destinar su terreno, patio o terraza para el cultivo de especies que puedan consumirse, debes de tener en cuenta algo que, probablemente te encantará: hay una gran variedad de plantas que te serán útiles. Pero eso sí: es necesario conocerlas un poco, pues de lo contrario acabarías por gastar dinero en vano.

Por ejemplo, tienes que informarte sobre sus necesidades de luz y sobre su rusticidad, puesto que no crecerá igual de bien un, vamos a decir, mango en una zona donde el clima es tropical y húmedo que en otro donde se registran heladas. Por lo tanto, a continuación te mostramos una selección de plantas frutales, adecuados para cultivar en climas templados y subtropicales (es decir, zonas donde la temperatura mínima baja de los 0 grados).

Árboles frutales

Todos los árboles dan frutos, pero no todos son aptos para el consumo humano. Asimismo, hay algunos que son de hoja caduca y otros de hoja perenne. ¿No sabes cuál elegir? No te preocupes.

Para que te sea más fácil, te diremos unos cuantos ejemplos de cada tipo:

De hoja caduca

Almendro

Vista del almendro

Imagen – Wikimedia/Diego Delso

El almendro, cuyo nombre científico es Prunus dulcis, es un árbol caducifolio originario de Asia, pero lleva en la región mediterránea desde hace unos 2000 años (según la Wikipedia), que fue cuando los fenicios lo introdujeron. Alcanza una altura de 3 a 5 metros, y es una de los frutales que menos horas de frío necesita (entre 200 y 500).

Quiere sol. Es una planta que se ha de cultivar en terrenos arcillosos o neutros para que pueda crecer. Asimismo, es conveniente regarlo de vez en cuando, ya que aunque resiste algo la sequía, se desarrolla mucho mejor si recibe agua regularmente, sobre todo en verano. Por lo demás, resiste hasta los -7ºC, aunque las heladas primaverales le perjudican.

Damasco

Vista del albaricoque

Imagen – Wikimedia/Fir0002

El damasco o albaricoquero, cuyo nombre científico es Prunus armeniaca, es un árbol caducifolio originario de Armenia. Alcanza entre los 3 y los 6 metros de altura, y es algo espinoso. Produce frutos subglobosos o elipsoidal, con la piel aterciopelada de color amarillento o anaranjado.

Requiere suelos fértiles y bien drenados, así como una exposición soleada. En cuanto a los riegos, deben ser moderados. Para una buena producción de frutos, es necesario también que el clima sea templado, con heladas de hasta -12ºC.

Manzano

Vista del manzano

El manzano, cuyo nombre científico es Malus domestica, es un árbol caducifolio originario de China. Puede alcanzar una altura de 12 metros, pero en cultivo es raro que se deje sobrepasar los 3 metros. A diferencia de otros Malus, no tiene espinas. Su fruto es un pomo globoso con la piel fina, de color verde, amarillo, o rojizo según la variedad.

Se ha de plantar en una zona soleada, y regar de manera que se evite que la tierra se seque, ya que no lo resistiría. Puede crecer en suelos arcillosos, siempre que no se encharquen (o que, en caso de hacerlo, absorban el agua a buen ritmo). Resiste las heladas de hasta los -12ºC.

De hoja perenne

Naranjo

El naranjo es un frutal de hoja perenne

El naranjo, cuyo nombre científico es Citrus sinensis, es un árbol originario de China e Indochina que alcanza una altura de hasta 10 metros. Sus hojas son grandes, de color verde, y produce flores blancas que desprenden un aroma delicioso. El fruto es un hesperidio, redondeado, con la cáscara naranja y una pulpa dividida en numerosos gajos.

Se puede cultivar en climas cálidos, a pleno sol y en tierras arenosas o franco-arenosas, cuyo pH sea sitúa entre 6 y 7. Tolera los calizos, pero en estos habrá que aplicarle cada cierto tiempo quelato de hierro, o bien fertilizarlo con un fertilizante específico para plantas ácidas. Resiste heladas débiles, hasta -5ºC, pero es preferible que no baje de -2ºC.

Níspero

El níspero es un árbol de rápido crecimiento

El níspero, cuyo nombre científico es Eriobotrya japonica, es un frutal originario de China que alcanza una altura de 10 metros. Cabe destacar la belleza de sus hojas, que son grandes de hasta 30 centímetros, de color verde oscuro por el haz, y con densa pubescencia en el envés. Los frutos son pomos piriformes, elipsoides o subglobosos, de color amarillo a anaranjado cuando madura.

No es exigente. Tolera una gran cantidad de tierras y climas, pudiendo vivir tanto en los subtropicales como en los templados-cálidos. Lo único que necesita es sol y agua con regularidad. Resiste hasta los -7ºC, pero has de tener presente que para poder dar frutos es preciso que la temperatura media de todo el año sea igual o superior a 15ºC, motivo por el que se considera un frutal de litoral.

Olivo

El olivo en maceta es fácil de cuidar

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

El olivo, cuyo nombre científico es Olea europaea, es un árbol perennifolio originario de la región mediterránea, que crece hasta los 15 metros de altura. Su copa es ancha, y su tronco grueso, y como no tiene espinas se utiliza tanto para embellecer el jardín como por sus frutos. Estos son las aceitunas, es decir, drupas suculentas de color verde o negruzca dependiendo de la variedad.

Crece en suelos que tengan buen drenaje, a pleno sol. Resiste muy bien la sequía (por experiencia te puedo afirmar que vive bien con 350mm de precipitación anuales, si está plantado en suelo). No necesita pasar horas de frío para fructificar, aunque es importante que las heladas sean débiles, de hasta los -10ºC.

Arbustos y trepadoras frutales

Pocas veces pensamos en estas plantas, pero lo cierto es que pueden darnos mucho juego. Por ejemplo, para delimitar caminos, o para cultivarlas en macetas, son muy interesantes:

Arándano

Las semillas de arándano se siembran en primavera

El arándano, cuyo nombre científico es Vaccinium corymbosum, es un arbusto perennifolio originario de los Estados Unidos. Tiene un porte redondeado, y alcanza una altura máxima de 2 metros. Produce frutos redondeados y pequeños, de color azulado al madurar.

Se trata de un arbusto sensible al viento, que vive en terrenos ligeramente ácidos con un pH entre 4 y 5. Por otro lado, resiste hasta los -15ºC.

Endrino

El endrino es un arbusto espinoso

El endrino, cuyo nombre científico es Prunus spinosa, es un arbusto caducifoio que alcanza una altura de 4 metros. Tiene un porte muy ramificado y enmarañado, además de espinoso. Los frutos son drupas ovaladas de color azulado, violáceo o negruzco.

Crece en una gran variedad de suelos, y como resiste hasta los -15ºC, es sin duda muy interesante tanto para maceta como para tener en el jardín.

Kiwi

El kiwi es una trepadora

El kiwi, cuyo nombre científico es Actinidia deliciosa, es una enredadera de hoja caduca originaria de Asia, en concreto de China. Puede alcanzar los 9 metros de altura si tiene soporte por el que trepar. Produce flores aromáticas de color blanco, y frutos que son bayas con forma oval. La piel de estos es muy fina, de color verde parduzco, y la pulpa es verde brillante.

Crece tanto al sol como en zonas con sombra parcial. La tierra ha de ser profunda y rica en materia orgánica. Resiste hasta los -7ºC.

Otras plantas frutales

Has visto árboles, arbustos y alguna trepadora que da frutos comestibles. Pero… hay otros tipos de plantas que también son muy recomendables:

Datilera

La datilera es una palmera que produce dátiles comestibles

La datilera, cuyo nombre científico es Phoenix dactylifera, es una palmera originaria del suroeste de Asia. Por lo general es multicaule (es decir, que desarrolla varios troncos), pero puede ser monocaule (un tronco). Alcanza una altura de 30 metros, con un diámetro de 20 a 50 centímetros. Sus hojas son pinnadas y espinosas, de hasta 5 metros de largo. Produce frutos que son bayas oblongo-ovoides de color naranja, llamados dátiles.

En cultivo no es exigente, pero se ha de plantar en suelos que drenen bien el agua, y a pleno sol. Resiste hasta los -4ºC.

Fresa

La planta de la fresa es pequeña, y comestible

La fresa, cuyo nombre científico es Fragaria vesca, es una hierba perenne (vive varios años) que alcanza una altura de unos 30 centímetros. Sus hojas son arrosetadas, compuestas por tres folíolos. Las flores son blanquecinas, y sus frutos son poliaquenios, de color rojizo al madurar.

Requiere estar en una zona donde quede protegida del sol, aunque puede fructificar en semisombra. Los riegos han de ser frecuentes, puesto que no soporta la sequía. Resiste hasta los -8ºC.

Platanero

La Musa paradisiaca es una platanera preciosa

Imagen – Wikimedia/Dinesh Valke from Thane, India

Hay muchos tipos de plataneros, pero no todos dan plátanos comestibles. Uno de los que sí lo hacen es el híbrido Musa x paradisiaca. Se trata de una megaforbia (hierba gigante) que alcanza una altura de 7 metros, con hojas enteras y lisas de unos 3 metros de largo por 90 centímetros de ancho. Produce frutos que son falsas bayas de hasta 30 centímetros de largo por hasta 5 centímetros de diámetro, con la cáscara amarilla y la pulpa algo más clara.

Necesita mucho sol y agua, además de calor. La tierra tiene que drenar bien, aunque tolera los encharcamientos ocasionales y siempre y cuando no duren más de 48 horas. No es una planta para cultivar en climas fríos: las temperaturas por debajo de los 0 grados matan tanto hojas como el tallo, pero el rizoma sobrevive a las heladas débiles de hasta los -2ºC. En España se puede dar en el litoral mediterráneo, donde la temperatura media anual es de 14ºC o más, y donde las heladas son muy puntuales y breves; además, en muchas partes de las Islas Canarias también se cultiva.

¿Conoces otras plantas frutales?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *