La Protea cynaroides es una planta arbustiva

Imagen – Wikimedia/Bernard DUPONT

Las proteas son plantas muy llamativas, especialmente cuando están en flor. Y es que se agrupan de tal forma que crean una magnífica inflorescencia, a veces realmente curiosas. Casi se podría decir que parecen sacadas de un cuento, pero por fortuna son reales, y no muy difíciles de cuidar si se riegan de vez en cuando y se protegen de las heladas.

Además, hay muchos tipos de Protea. Algunas más grandes que otras, pero todas ellas tienen algo que las hace ser únicas: la capacidad de germinar tras un incendio forestal. De hecho, en cultivo es recomendable sembrar sus semillas (en semillero, eso sí) en pleno verano, precisamente porque necesitan calor para poder brotar. Sepamos qué especies hay.

Protea aristata

La Protea aristata es un arbusto perennifolio

Imagen – Flickr/Bernard Spragg. NZ

La Protea aristata es un arbusto perennifolio originario de las montañas de Swartberg, en El Cabo (Sudáfrica). Alcanza una altura de 2,5 metros. Las hojas son lineares, casi parecidas a las que tienen los pinos pero más gruesas, de color verde glabro. Las inflorescencias son rosadas, y miden unos 5-8 centímetros de diámetro.

Su esperanza de vida es de 50 años, aunque el crecimiento es lento. Soporta el frío y las heladas débiles de hasta -2ºC.

Protea caffra

La Protea caffra es un árbol

Imagen – Wikimedia/Paul venter

La Protea caffra es una especie de árbol perennifolio que crece en las praderas de Sudáfrica. Puede alcanzar una altura de entre 3 y 8 metros, y su copa es ancha, algo redondeada, y está densamente poblada de hojas. Sus inflorescencias son grandes cuando están abiertas, midiendo entre 4 y 8 centímetros.

Como curiosidad, se dice que resiste las heladas de hasta los -5ºC, aunque nosotros no recomendamos exponerla a tan bajas temperaturas de joven ni si está aclimatada, ya que podría sufrir daños.

Protea cynaroides

La Protea cynaroides es un arbusto de flor rosa

La Protea cynaroides, conocida como protea rey o protea gigante, es un arbusto de hoja perenne originaria de Sudáfrica. Crece hasta los 2 metros de altura, pero lo normal es que se quede por debajo del metro. Sus inflorescencias son rosadas y  forman cabezuelas grandes, de hasta 15 centímetros de diámetro, siendo las más grandes del género.

Aparte de usarse como planta ornamental en los jardines tropicales, sus flores son muy apreciadas pues viven varios días una vez cortadas.

Protea compacta

La Protea compacta es una planta de flor rosa

La Protea compacta es un arbusto que crece en Sudáfrica, desde cerca del mar y hasta los 100 msnm. Alcanza una altura baja, de entre 2 y 3 metros. Sus inflorescencias miden entre 7 y 10 centímetros de ancho.

En su hábitat termina formando grupos poblaciones de miles de individuos, lo cual es importante saber si quieres cultivarla en el jardín si el clima es cálido.

Protea laetans

La Protea laetans es un tipo de protea

Imagen – Wikimedia/SAplants

La Protea laetans es un arbusto de hoja perenne originario de Sudáfrica, en concreto de un lugar declarado como reserva natural llamado Blyde River Canyon. Puede crecer sobre los 5 metros de altura, y sus inflorescencias miden unos 8 centímetros de diámetro.

Protea mundii

La Protea mundii es una planta arbustiva

La Protea mundii es un arbusto o arbolito que crece en Sudáfrica. Alcanza una altura de 6 a 9 metros, y sus inflorescencias son de color blanco a marfil, muy atractivas para algunos insectos e incluso para las aves.

Se cultiva en climas sin heladas, tanto en jardines como en macetas.

Protea neriifolia

La Protea neriifolia tiene flores rosas

Imagen – Flickr/Derek Keats

La Protea neriifolia es un arbusto perennifolio del sur de Sudáfrica, que crece entre 3 y 5 metros de altura. Sus hojas son muy parecidas a las que tienen las adelfas (cuyo nombre científico es Nerium oleander), por eso su apellido es neriifolia (neri que viene de Nerium, y folia que significa hoja). Las inflorescencias pueden ser rosas o verde-crema.

Protea obtusifolia

La Protea obtusifolia tiene flores rosas y blancas

Imagen – Wikimedia/Stan Shebs

La Protea obtusifolia es un arbusto perennifolio originario de Sudáfrica, en concreto en zonas montañosas. Puede alcanzar una altura de entre 1 y 5 metros, y tiende a ramificar mucho, por lo que su copa con el tiempo llega a dar una sombra agradable.

Protea repens

La Protea repens es una planta arbustiva de flores rosas

Imagen – Flickr/阿橋 HQ

La Protea repens es un arbusto perennifolio originario de Sudáfrica, que alcanza entre los 0,7 y los 4,5 metros de altura. Las inflorescencias no son de las más grandes, pero pueden medir unos 7-8 centímetros de diámetro, y son de color amarillo claro.

Protea scolymocephala

Hay muchos tipos de Protea, y todos florecen

Imagen – Wikimedia/Stan Shebs

La Protea scolymocephala es un arbusto perennifolio nativo de Sudáfrica, donde la podemos ver en las costas principalmente. Alcanza una altura de entre 0,5 centímetros y 1,5 metros. Las inflorescencias son pequeñas, de unos 3-4 centímetros de diámetro, y amarillas.

Es una especie amenazada en su hábitat, tanto por la colonización del mismo por parte de plantas exóticas, como por la construcción.

Protea venusta

La Protea venusta es una planta originaria de Sudáfrica

Imagen – Wikimedia/michael clarke stuff

La Protea venusta es un arbusto perennifolio originario de Sudáfrica que alcanza entre los 70 centímetros y los 3 metros de altura. Las inflorescencias tienen cierto parecido con las de la protea rey, pues también son de color rosa y blanco, pero son más pequeñas: miden sobre los 10-12 centímetros de diámetro.

Como ves, hay muchos tipos de proteas. Algunas especies son más conocidas que otras, pero sin duda todas tienen algo que las hace ser plantas preciosas, ¿no te parece? Si quieres saber más sobre ellas, pincha aquí.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *