Hay muchas plantas no tóxicas para gatos

La albahaca es segura para los gatos.

¿Existen plantas de interior seguras para los gatos? Quien conviva con alguno de estos mininos sabrá bien lo curioso que puede llegar a ser, hasta el punto de que, cuando traemos algo nuevo a casa, una de sus primeras reacciones es la de probarlo. Y claro, lo hace dando mordisquitos.

Si lo que está mordiendo no es tóxico para él, no va a pasar nada. Puede que no nos guste que lo haga, pero más allá de eso, podremos estar tranquilos pues su vida no corre peligro. Pero la situación cambia por completo cuando muerde una planta que sí es perjudicial para él. Por eso, si queremos tener una casa con macetas tenemos que asegurarnos de que compramos las adecuadas, como las que vamos a ver ahora.

Aspidistra (Aspidistra elatior)

La aspidistra es una planta apta para gatos

Imagen – Flickr/Hornbeam Arts

Una de las plantas más fáciles de cuidar y más recomendables cuando se convive con gatos en casa es la aspidistra. Tiene hojas verdes, o verdes y blancas, y crece hasta los 50 centímetros de altura. Produce flores, pero son verdes y muy pequeñas, por lo que suelen pasar desapercibidas.

Solo has de regarla un par de veces a la semana, y plantarla a una maceta más grande si la que tiene se le ha quedado pequeña.

Cactus de Navidad (Schlumbergera truncata)

El cactus de navidad es colgante

Imagen – Wikimedia/Dwight Sipler

El cactus de Navidad es una planta cactácea sin espinas que produce flores rosas, rojas, blancas o amarillas hacia el invierno. Desarrolla hojas casi plantas, verdes, y mide unos 50 centímetros de largo. Puede usarse como planta colgante, aunque también queda muy bien en el centro de una mesa.

Has de ponerlo en una habitación en la que haya mucha luz, pero lejos de las ventanas ya que sino se quemaría. Asimismo, tienes que regarlo cuando la tierra esté seca.

Clavel del aire (Tillandsia aeranthos)

El clavel del aire es una planta epífita

Imagen – Wikimedia/Ejgouda

El clavel del aire es una planta de lo más curiosa, que vive en las ramas de los árboles, casi sin tierra alguna. Absorbe la humedad del aire y así se mantiene hidratada, por lo que en cultivo se puede tener en, por ejemplo, un recipiente de cristal con piedras decorativas, o en una rama seca.

Si se va pulverizando con agua a diario, va a estar preciosa. Pero eso sí, es importante que sea agua destilada o de lluvia, pues si tiene mucha cal esta taparía los poros de las hojas, dificultando su respiración.

Cinta (Chlorophytum comosum)

Las cintas son plantas de interior aptas para gatos

Imagen – Wikimedia/Mokkie

La cinta es una planta casi indestructible. Tiene unas bonitas hojas verdes o variegadas (verdes y blancas) acintadas y no crece más que unos 30 centímetros. Además, produce muchos estolones, es decir, una especie de hijuelos que brotan a partir de tallos, los cuales podrás cortar y plantar en cuanto tengan algunas raíces.

No necesita mucha luz, y lo mejor es que es perfecta para tener en una maceta colgante. Dale un riego regular y verás qué bien crece.

Haworthia

Las haworthias pueden estar dentro de casa

Las Haworthia son otras de las plantas que se cuidan prácticamente solas. Como crecen en lugares en los que no llega la luz del sol de manera directa se adaptan bien a vivir dentro de los hogares, pero eso sí: es importante que las pongas en una habitación en la que haya mucha claridad, ya que sino sus hojas se etiolarían; es decir, que aumentarían de tamaño, como si se estirasen, en un intento de captar más luz.

Hay muchas especies diferentes, con hojas verdes, verdes con manchitas o franjas blancas, pero todas ellas son plantas pequeñas, que crecen en torno a los 10 centímetros de altura como máximo y que producen muchos hijuelos. Riégalas muy de vez en cuando, pues no soportan el encharcamiento.

Helecho nido de ave (Asplenium nidus)

El helecho nido de ave no es tóxico para gatos

Si quieres una planta con hojas grandes para que tu gato disfrute imaginándose que está en una selva, una de las más recomendadas es el helecho nido de ave. Tiene hojas verdes de hasta 1 metro de largo por 15-20 centímetros de ancho, las cuales van brotando del centro de la planta.

Has de ponerla en una habitación con luz, y pulverizarla a diario si la humedad ambiental es muy baja, ya que es originaria de las selvas tropicales.

Hierba de los gatos (Nepeta cataria)

La hierba de los gatos es la favorita de los felinos

La hierba de los gatos es la más indicada para cultivar en una casa donde hay algún felino. Es una planta que vive varios años, que crece rápido, y que además tiene un aroma que suele atraer a estos animales. Tiene tallos que alcanzan una altura de 40 centímetros, y flores blanquecinas que surgen de estos en primavera-verano.

Si tienes una habitación en la que entre mucha luz, o vives en un piso o patio con balcón y/o terraza que esté adecuadamente protegido con una red para gatos que impida que los animales tengan accidentes, es una planta excelente para tu peludo.

Orquídea Phalaenopsis

Las Phalaenopsis son orquídeas tropicales

Las Phalaenopsis son orquídeas tropicales epífitas, es decir, que crecen sobre ramas de árboles. Tienen hojas verdes, lanceoladas y algo carnosas, y en primavera brotan flores de color rosa, blanco, amarillo o naranja dependiendo de la variedad.

Necesitan una humedad ambiental alta, luz (pero no directa), y un sustrato específico para ellas. Asimismo, se han de plantar en macetas de plástico transparente para que sus raíces puedan realizar la fotosíntesis.

Palmera de salón (Chamaedorea elegans)

La palmera de salón es una planta que crece bien en casa

Imagen – Wikimedia/Pluume321

Las palmeras son inofensivas para los gatos, pero no todas pueden adaptarse tan bien como la Chamaedorea elegans a vivir dentro de casa. Esta mide un máximo de 2 metros de altura, y desarrolla un único tronco delgado con hojas pinnadas de hasta 1 metro de longitud.

Lo que ocurre es que se venden macetas con muchos ejemplares, dando la impresión de que es una con muchas ramas, pero esto no es así; de hecho, lo normal es que con el tiempo muchos plantines mueran como consecuencia de la falta de espacio y de nutrientes. Por eso, tienes que trasplantarlas cada 2 o 3 años, y abonarlas regularmente con un abono orgánico (como este) para evitar en lo posible que esto suceda.

Violeta africana (Saintpaulia)

La violeta africana es una planta herbácea de interior

La violeta africana es una pequeña planta de hojas verdes que no crece más de unos 10 centímetros de altura. Produce muchas florecillas lilas o rosas en primavera, pero para ello necesita mucha luz indirecta.

En casa es importante no mojar sus hojas ni flores, y plantarla en una maceta con sustrato que drene bien el agua, como por ejemplo el sustrato universal mezclado con perlita a partes iguales.

¿Conoces otras plantas que sean seguras para los gatos? Si te has quedado con ganas de saber cuáles son las que no debes comprar, pincha aquí abajo:

Artículo relacionado:

Plantas tóxicas para gatos

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *