Hay muchos árboles bonitos en otoño

Cuando llega el otoño son muchos los árboles que se ponen preciosos. El color verde que los ha vestido durante la primavera y el verano, pasa a ser amarillo, naranja, rojo… o de alguna de sus múltiples tonalidades, embelleciendo el paisaje casi tanto, o puede incluso que más, que como lo hacen las flores en primavera.

La gran mayoría de ellos son caducifolios, es decir, que pierden sus hojas en algún momento del año. Aquellos que viven en las regiones templadas se quedan sin ellas durante el invierno, pero antes de que eso pase podremos contemplar su belleza durante varias semanas. ¿Te gustaría tener alguno? Echa un vistazo a la selección de árboles de otoño para jardín que te recomendamos.

Árbol de Júpiter (Lagerstroemia indica)

El árbol de Júpiter, conocido también como crespón o lila de las Indias, es un árbol caducifolio originario de Asia que alcanza una altura de 8 metros. A menudo se tiene en jardines pequeños e incluso en maceta, ya que tiende a crecer más como arbusto ramificando desde la base, y además tolera la poda. Tiene flores de gran valor ornamental en primavera, de color rosa o blanco, y en otoño sus hojas se vuelven rojas antes de caer. Crece en suelos cuyo pH sea bajo, es decir, entre 4 y 6, y puede estar tanto a pleno sol como en semisombra. resiste hasta los -23ºC.

Arce japonés, cultivar Katsura (Acer palmatum cv Katsura)

El arce japonés es un árbol o arbolito originario del sudeste de Asia que puede alcanzar una altura entre 1 y 12 metros, dependiendo de la variedad y, sobretodo, del cultivar. Y hablando de este último, uno de los más bonitos en otoño es el Katsura. Sus hojas palmadas pasan del verde al anaranjado/rojizo antes de caer. Lo mejor es que es un árbol que se puede tener en maceta, ya que aunque puede llegar a los 5 metros de altura, tolera la poda. Eso sí, solo crece bien en climas templados, con tierras o sustratos ácidos. Soporta hasta los -18ºC.

Arce real (Acer platanoides)

El arce real o arce noruego es un árbol caducifolio que encontramos en Europa, el Cáucaso y en Asia Menor. En España es posible encontrarlo en los Pirineos, además de por supuesto en algunos jardines. Alcanza una altura de 35 metros, desarrollando un tronco robusto que ramifica a pocos metros del suelo. Su copa es ancha, de unos 4-5 metros, y está formada por hojas de color verde amarillento que se vuelven amarillas o rojizas en otoño. Crece en suelos ricos en materia orgánica, bien drenados. Resiste hasta los -20ºC.

Avellano de bruja (Hamamelis virginiana)

El árbol conocido como avellano de bruja es una planta de hoja caduca originaria de Estados Unidos. Crece entre los 2 y los 7 metros de altura, de manera que es perfecto para cultivar en jardines pequeños y en macetas. Sus hojas son simples, con el margen ligeramente dentado, y en otoño se vuelven amarillas. Debes saber también que en primavera produce flores amarillas agrupadas en inflorescencias que surgen de las ramas, con lo cual podrás disfrutarlo todo el año. Eso sí, necesita tierras ácidas, y que el clima sea templado. Resiste hasta los -20ºC.

Ciprés de los pantanos (Taxodium distichum)

El ciprés de los pantanos, o ciprés calvo, es una conífera originaria de los Estados Unidos. Crece hasta los 40 metros de altura, y tiene una copa piramidal compuesta por hojas aciculares. Estas son verdes, excepto en otoño que pasan a ser amarillas o rojizas. Vive muy bien en suelos encharcados, así como en climas templados. Soporta el frío y las temperaturas bajo cero, de hasta los -30ºC.

Ginkgo (Ginkgo biloba)

El ginkgo o árbol de los escudos, es un árbol caducifolio de muy lento crecimiento originario de Asia. Alcanza una altura de 35 metros. Su copa es relativamente estrecha y con forma algo piramidal, y está compuesta por hojas de color verde claro, pero durante el otoño, cuando empieza a refrescar, se ponen amarillas. Se trata de una especie primitiva, un fósil viviente, que lleva en la Tierra desde hace 250 millones de años. Resiste el calor de hasta 38ºC, así como también las heladas de hasta los -20ºC.

Haya común (Fagus sylvatica)

El haya común es un árbol para tener en un jardín grande. Alcanza una altura de 35 a 40 metros, y desarrolla una copa que puede ser muy ancha si se tiene como ejemplar aislado, de 4-5 metros. Sus hojas son simples, de color verde por lo general, aunque hay cultivares que las tienen marrones (el Fagus sylvatica var atropurpurea), y verde oscuras con los márgenes rosas (el Fagus sylvatica cv Roseomarginata). Durante el otoño se vuelve amarilla o rojiza. Necesita un clima templado-fresco todo el año, con temperaturas no deberían de superar los 35ºC en verano y con nevadas en invierno, y suelos ácidos. Soporta hasta los -20ºC.

Fresno americano, cultivar »Autumn Applause» (Fraxinus americana cv Autumn Applause)

El fresno americano es un árbol que, como su nombre indica, es originario de América, en concreto desde Quebec hasta el norte de Florida. Es caducifolio, y alcanza una altura de 35 metros. desarrolla una copa ancha, redondeada, con hojas verdes y alargadas. El cultivar Autumn Applause es especialmente recomendable por su marcado color rojo otoñal. Soporta las heladas de hasta los -20ºC, y tampoco le perjudican las temperaturas cálidas, de 30-35ºC.

Liquidámbar (Liquidambar styraciflua)

El liquidámbar es un árbol caducifolio, originario de América, que crece entre los 20 y los 35 metros (a veces 41 metros, pero es muy raro). El tronco es recto, de hasta 1 metro de diámetro, y desarrolla una copa relativamente estrecha, de unos 4 metros de diámetro en su base. Las hojas recuerdan mucho a las que tienen los arces: son palmadas y lobuladas, de color verde, excepto en otoño que se vuelven amarillentas o rojizas. Soporta muy bien el calor de hasta los 38ºC si no le falta agua, así como las heladas de hasta los -18ºC. No se ha de plantar en suelos alcalinos, pues sus hojas se volverían cloróticas debido a la falta de hierro.

Zumaque de Virginia (Rhus typhina)

El zumaque de Virginia es un arbolito caducifolio originaria de Canadá y de los Estados Unidos. Alcanza una altura de entre 3 y 10 metros de altura, y tiene una copa de unos 3 metros de diámetro. Las hojas son pinnadas, compuestas por folíolos cuyo margen es aserrado. Se mantienen verdes casi todo el año, pero en otoño son de un vistoso color amarillo. Soporta bien el calor de hasta los 38ºC, y también las heladas de hasta los -30ºC.

¿Cuál de estos árboles de otoño te ha gustado más?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *